viernes, 23 de octubre de 2009

“carta para un amigo que se casa”

Una boda siempre es una buena noticia, pero la de ustedes es una excelente. Para mi y para la humanidad entera. Dos excelentes personas, que luchan por mejorar personalmente cada día, han descubierto que más allá de uno mismo se encuentra la felicidad. Dos personas que han decidido arriesgar y dirigir sus vidas, conjuntamente, hacia una vida juntos.

En esta carta quiero plasmarles mis deseos de felicidad y amor eterno y les comparto algunos consejos que me ha dado a vida en este tema:

Ámense y demuéstrenselo todos los días (si, también en esos días que no tengan muchas ganas, y aunque sea a “fuerzas”)

Nunca dejen que la magia de su relación se convierta en rutina.

Cuídense y respétense.

Discutan cuando haga falta.

Hablen mucho.

Nunca dejen de ser quien son, pero déjense transformar. Las personas que nos aman hacen que descubramos nuevas cosa de nosotros mismos ¡déjense sorprender!

Formen un excelente equipo con respeto, igualdad y muchas ganas de triunfar.

Nunca olviden que siempre habrá lavadoras que poner, ropa que guardar, facturas que archivar, trabajo que atender, cenas que preparar, camas que hacer, pisos que trapear… incluso en los días en los que te gustaría estar en casa de tu mamá.

Tu pareja SIEMPRE necesita un abrazo y sentirse apoyad@

Recuerden que el amor es la base pero nunca es suficiente. Luchen todos los días por enamorarse mas uno del otro.

Nunca se obsesionen con las dificultades, cualquier problema que enfrenten tómense de la mano y enfréntenlo juntos, ya que no hay nada que pueda vencerlos mientras se amen.

Nunca dejen a un lado la comunicación.

Siempre dense un tiempo para estar solos y pensar en ustedes, reflexionen, aprendan y crezcan día con día para poder brindar felicidad al hogar.

El gran milagro del matrimonio es que dos personas se unen para formar una unidad. No hay que confundirnos: cada uno sigue siendo único e irrepetible, cada uno seguirá teniendo sus propios deseos, su música favorita, su sueño personal, sus amigos, sus emociones tan particulares, su pasado… La unidad se forma de compartir tu individualidad y empezar a formar nueva familia.

Cuando el panorama se ponga feo, no se asusten. Estén alertas pero no salgan corriendo por la salida de emergencia. Deténganse, respiren, tómense de la mano, mírense a los ojos y descúbranse.

No siempre es culpa de alguien, aunque, otras veces sí.

Lamentablemente se lastimarán. Si amamos demasiado estamos expuesto y los humanos nos equivocamos por naturaleza. Lo importante es arrepentirse y encontrar una solución. Nunca hay que tenerle miedo al perdón y a enmendar errores. Descubran juntos donde esta el “agujero en el barco”, repárenlo y sigan adelante en su “gran viaje”.

Siempre platiquen las inconformidades y problemas. Nunca “lo dejen pasar”; ni piensen que “mañana será otro día”.

Disfruten, construyan, arriésguense y ámense.

Descubran la felicidad en los detalles del día a día y no desperdicien ningún momento. Recuerden que lo uno que no se recupera es el tiempo perdido.

Son dos personas maravillosas que se encontraron en esta vida para ser felices y vivir momentos increíbles. Verlos juntos y tomar esta decisión me inspira muchos sueños en mi vida, para poder alcanzar lo que ustedes están alcanzando en estos momentos.

Les dejo esta carta con todo mi corazón y los mejores deseos.

Los quiero mucho

Muchas Felicidades

3 comentarios:

  1. Me dejaste sin palabras en verdad, me encantó. Plasmaste tal cual lo que se le puede desear a alguien en un día tan importante como este, pero sobre todo, plasmaste increiblemente lo que todo matrimonio debería tomar en cuenta. Creo que en esto se resume todo: "Disfruten, construyan, arriésguense y ámense". Me encantó =)

    ResponderEliminar
  2. Esta bueno no todos pueden explicar lo que sienten...

    ResponderEliminar